Silvana González G.

Silvana González G. 35 años, cofundadora de Relaciones Abiertas. Nació en Posadas (Misiones) pero vive en Buenos Aires desde el 2007, trabaja en una empresa y es actriz. Hace 4 años decidió vincularse de forma abierta, actualmente está en pareja con Natalia y ambas son poliamorosas. Fue miembro también de Amor Libre Argentina en 2014 dejando de participar en la misma en 2017. Si querés saber más podés leer la entrevista o mandarle un mensaje.

¿Cómo surge la organización? ¿Por qué te parece importante difundir?

La organización surge de la necesidad de transmitir y visibilizar, de hablar sobre las formas en que nos vinculamos. Surge de la necesidad de aceptar y respetar otras formas. Y surge también, desde el deseo social de encontrarnos, contenernos y no sentirnos solxs por desear de forma distinta o por salirnos de lo “normal”.

Entiendo entonces que es importante difundir justamente porque no estamos solxs, porque no somos lxs únicxs y porque tenemos los mismos derechos que cualquier ciudadano, tenga el tipo de relación que tenga. Y porque no es un camino fácil y todo el apoyo, la información y el espacio que tengamos para reflexionar al respecto va a ser muy valioso.

 

¿Cómo empezaste a plantearte esta forma de relacionarse?

Siempre sentí que no estaba bien, para mí, esa manera de relacionarse tan común a los ojos de la mayoría. Nunca me funcionó la monogamia justamente por esta idea errónea de naturalización de la posesión y la eternidad sin mirar/desear/salir ni hablar con nadie más, hasta que la muerte nos separe. Mis relaciones tarde o temprano se terminaban porque deseaba compartir mi vida sexual o afectiva con otras personas y no me era posible porque el acuerdo que tenía en ese momento con mi pareja era de exclusividad. Luego de mi última ruptura amorosa, decidí no volver a postergar mis deseos frente a los vínculos que quiero tener, incluso mi elección a enfrentar lo que sea necesario y laburar en ello para que sea posible en algún momento relacionarme de forma libre. Ahí empezó todo, decidiendo no postergarme más.

 

¿Qué cosas buenas tienen las relaciones abiertas?

Para comenzar, el espacio de reflexión, aceptación y trabajo profundísimo que provoca en nosotrxs mismxs. Buscar y reconocer qué puntos en el vínculo son una mera sentencia/imposición social y cuáles los que deseamos tener realmente. Luego de eso, llevarlos a cabo y trabajar mucho en lo que nos produce y cómo lo manifestamos (sí, voy a hablar mucho de “trabajo personal” de acá en adelante)

Y después, la posibilidad de reforzar los vínculos y los momentos compartidos con las personas que queremos. Y digo reforzar porque es donde “comprobamos” que estamos con quienes estamos porque queremos, porque realmente deseamos que así sea, y no porque “así es el amor, no queda otra”.

Está siempre muy presente la comunicación honesta y activa, la forma en que expreso lo que siento y la posibilidad de poder expresarlo sabiendo que del otro lado habrá una escucha activa y amorosa frente a lo que decimos, intentando llegar a un acuerdo y bienestar de las partes vinculadas. Quizás ahora, al leerlo parece una obviedad, pero es que la mayoría de los vínculos no se manejan de esta forma, no nos enseñan a hacerlo, no nos dijeron nunca que podemos tener relaciones sanas y ser transparentes al expresar lo que queremos/sentimos.

 

¿Actualmente qué configuración de relación  tenés?

Poliamorosa. Estoy en pareja hace 1 año y tenemos una relación abierta desde el inicio. Cada una se maneja de forma libre frente a sus deseos de compartir sexo-afectivamente con otras personas.

 

¿Cuáles son los obstáculos a la hora de llevar a cabo una relación abierta?

La verdad es que no es fácil encontrarse con este tipo de configuraciones relacionales, lo que hace un poco más complicado el poder entablar vínculos responsables y comprometidos simultáneamente.

Aparte de eso, desde que empecé a meterme de lleno en en las relaciones abiertas, me di cuenta de que necesito mucho tiempo para conocerme a mi misma para luego poder transmitir clara y directamente lo que quiero y deseo.

Es fundamental el momento de soledad absoluta. Es donde me encuentro y me veo de forma más clara.

Estoy en un descubrir constante en el que a veces, el conocerme más, me aleja de las personas (a nivel amoroso-sexual) y otras veces me acerca. Y a veces me acerca tanto que resulta muy sencillo el impulso de querer volver a las viejas costumbres tan instaladas ya en nosotrxs. Siempre es un desafío y un descubrir(me) ¡Una montaña rusa!

 

¿Y lxs hijxs?

¿De quiénes, de mis amigxs? Voy a ser la tía más gede de todas, jaja.

 

¿Y qué con las inseguridades afectivas y sexuales?

Uf, todo. Las manejo. Como puedo.

Es que en serio, las inseguridades y el miedo a que no nos quieran son un gran enemigo que está siempre ahí, al acecho. Pero intento, generalmente, detectar qué es lo que me genera esa inseguridad, una vez detectado (a veces en 1 día a veces en meses) ver de qué forma lo puedo corregir e intento siempre hablarlo con quien corresponda. He aprendido que el expresar los sentimientos/pensamientos alivian un montón y desdramatizan increíblemente las situaciones.

De todas formas es uno de mis mayores trabajos personales. Crecí en una familia extremadamente tradicional y obediente con respecto a todo, absolutamente todo lo que el sistema indica que hay que hacer/Ser para pertenecer o tener la esperanza de poder pertenecer alguna vez. Y eso hoy por hoy es una de mis mayores trabas para poder deconstruir.

 

¿Qué opina tu entorno?

A todxs les parece “re copado” pero creen que no podrían llevarlo a cabo, lo tienen como una utopía. Pero jamás me cuestionaron la forma en que elijo vincularme, de hecho siempre están ahí, al pie del cañón para contener mis dificultades y también a la hora de compartir mi felicidad cuando las cosas funcionan. Festejan mis logros personales y yo festejo los suyos.

Con respecto a mi familia.. Bueno, no preguntan demasiado, son del “ojos que no ven pareciera que no sucede”. De todas formas lo he blanqueado con mi madre, ella siempre sabe de mis decisiones importantes y me banca pase lo que pase, aunque a veces se haga la distraída.

 

¿Qué es necesario para empezar este tipo de relaciones?

Coraje y confianza. El mismo que se necesita para todas las decisiones importantes de tu vida.

Ser consciente y preguntarse si lo que tenés/hacés/decís es porque lo elegís o porque te dijeron que así tiene que ser.

Respetarse. Si yo no respeto lo que me pasa/lo que deseo, ¿cómo puedo pretender que otrx lo haga?

Y escucharse, sobre todo escucharse. A esto último le solemos tener mucho miedo, creo que es uno de los motivos por el que el ser humano evita estar solo mucho tiempo. Porque una vez que lo escuchaste (que lo viste) no queda otra que accionar sobre eso, y accionar no es una tarea sencilla.

 

¿Andas pensando en abrir la relación? ¿Tenés varias relaciones y no sabés si te estás mandando una? ¿Te estan matando los celos? ¿Te sentís culpable? Si tenés alguna inquietud sobre las relaciones abiertas podés escribir a red@relacionesabiertas.org con el asunto "Silvana"