Preguntas Frecuentes

¿Por qué hablamos de consenso y consentimiento sobre las relaciones? Porque por lo general la gente no está acostumbrada a consensuar el curso de las relaciones afectivas, no hay un ejercicio de establecer acuerdo claros y placenteros para todas las partes involucradas, ya que las mismas se viven como algo “que se va dando”, “que fluye” o que se espera simplemente porque todas las personas lo hacen. No estaría mal que “fluya” siempre y cuando todas las personas estemos de acuerdo en que así sea y vayamos viendo en el camino.

Si querés mantener varias relaciones al mismo tiempo, tus relaciones lo tienen que saber. Parece una estupidez plantearlo pero muchas son las personas que creen que “sintiendo ser poliamorosa” pueden mantener vínculos en simultáneo sin decirle a sus parejas.

Si tu pareja no lo sabe no es una relación abierta, es infidelidad.

El consentimiento es un acuerdo construído en conjunto con tu relación sobre las condiciones en las que se dará la misma, basado en intereses, actividades, placeres, proyectos y demás cosas que puedan compartir. Se plantea con palabras, se expone y siempre tiene que ser honesto. No existe consentimiento cuando se ignora determinada información ó situación, o se fuerza a la otra persona mediante control o manipulación.

Sin consentimiento estamos frente a un abuso.

¿Qué queremos decir cuando hablamos de las relaciones posesivas?

Nos referimos a que muchas relaciones pueden ser construidas intencionalmente o  por la reproducción de algunos parámetros establecidos como “naturales o normales” sobre el control de las personas, creyendo que las personas nos pertenecen y que por eso podemos controlar sus pensamientos, sus actos, sus decisiones o sus sentimientos.

Revisar el celulares o entrometerse en la intimidad de alguien o considerar que los celos o el maltrato es un signo de que la otra persona te ama es estar vinculándose mediante una lógica de posesión.  

¿Hay alguna relación que sea más evolucionada o mejor que otra?

Solemos encontrarnos con la frase “es que son personas evolucionadas” para referirse a las personas que practican las relaciones abiertas. Lo cierto es que no hay una forma más evolucionada que otra. Hay personas que llevan una relación monógama sin posesión y toxicidad pero eligen relacionarse bajo la exclusividad sexual y afectiva y hay otras personas que a pesar de tener relaciones abiertas se vinculan de manera posesiva y tóxica. No hay evolución que valga, una relación sana no tiene que ver con la cantidad de vínculos que construyas.