Poliamor en cuarentena. Tema uno: la paja

Este es un llamado (otro más) a la solidaridad para que le extendamos una mano a nuestras parejas.

O mejor dicho, le dejemos usar sus propias manos. Elegimos empezar por un problema de espacio, sencillo por decirlo así, pensando el poliamor en esta situación extraordinaria de cuarentena. 

 

Para quienes convivimos con nuestras parejas (alguna o varias), ahora que estamos todos en casa es un poco más fácil tener tiempo para las relaciones, compartir momentos y charlas. Pero nos preguntamos ¿Cómo podemos salvar a nuestras pajas de esta cuarentena? ¿Cómo podemos lograr la intimidad con nosotros mismos? ¿Cómo en esta cuarentena nos hacemos un tiempo de soledad?

 

Ya sabemos que muchos están desespereited con tanta gente en casa y no encuentran la ansiada soledad para sacarle chispa a la dedación. A mi no me pasa, lo digo por un amigo yo nada que ver.

 

Pero como siempre intentamos en esta página vamos a tratar de pensar en la otra persona. ¿Qué onda con las parejas que convivimos? ¿Cómo les damos el tiempo y espacio para ésta muy necesaria actividad? ¿Cómo vamos con la intensidad de la compañía?

 

En mi caso trato de auto aislarme yo en algún sector de la casa y avisar: "Voy a estar por un par de horas leyendo acá, luego nos vemos" como para liberar a la pobre alma de esa persona para que vaya a hacer su actividad predilecta pero sobretodo sabiendo que yo no voy a interrumpir por un par de horas.

 

¡Claro! Aunque se quejen los muchachos de la "comunicación directa", no me parece muy pedagógico andar avisando "entre las 15:35 y 17:20 podés proceder a pajearte". Vieron que uno necesita cierta intimidad y secretismo para dedicarle atención completa a ese tema. Así que me parece preferible alejarme yo para liberar el espacio y el tiempo de mis parejas. 

 

Sabemos que aún hoy sigue habiendo dudas con respecto a la masturbación y en contexto de poliamor y cuarentena podrían aparecer las siguientes: ¿pero si estamos los dos solos, tenemos todo el tiempo del mundo para coger, tenés que irte a hacer la paja? ¿Hay algo que estoy haciendo mal? ¿Ya te aburriste del sexo conmigo? Y según la situación puede haber una escalada de preguntas y conclusiones que puede ser terrible en un contexto de “encierro”.  

 

Lograr el tiempo con uno mismo a veces es muy difícil, no le resulta sencillo a todas las personas y imaginensé hacerse el tiempo para estar con varias relaciones y en este “contexto sanitario”, pero de eso hablaremos en la próxima entrega. 

 

Juan