x

Iniciar sesión

¿No tenés cuenta?

Familias No-monógamicas. Derechos, legalidad, poliamor y crianzas.

Hace un tiempo que nos venimos preguntando en qué nos ampara la ley Argentina con respecto a los derechos de familia y en qué nos deja sin respaldo. Hasta ahora lo que existe dentro del derecho en Argentina y en la mayor parte del mundo occidental son las familias constituidas por el matrimonio civil, la unión convivencial, algún grado de parentesco político o biológico o la adopción. ¿Qué cosas serían necesarias para poder constituir una familia que no esté basada en la monogamia pero que al mismo tiempo esté amparada por la ley?

 

 

 

Pensamos específicamente en las crianzas compartidas. Nuestro caso en particular es el siguiente: Somos 4 personas adultas; Seba, Pablo y yo conformamos una trieja desde hace muchos años y desde hace bastante queremos tener hijxs. Flor, es pareja de Pablo y ya tenía un hijo cuando comenzó su historia con él. Al tiempo entre lxs 4 decidimos que también ella vendría a convivir a casa obviamente con su hijo, por ende nos convertimos en ma/padrastrxs. Compartimos crianza desde hace 4 años. El nene sabe y dice que somos una familia donde “se puede tener más de un novix”, “una familia loca”, que tiene “2 padrastros y una madrastra” y que tiene suerte de “tener muchas abuelastras”

 

Hubo miedo al principio. ¡¡Por supuesto!! “Y si alguien viene a decirnos que un nene no puede vivir acá?” “Y si quiero llevarlo a la escuela y la maestra me dice: usted no es la madre , vuélvase”, “Si queremos llevarlo de vacaciones y no está Flor y me paran en la ruta y no tengo un maldito papel de mi parentesco con el pibe?” Infinidad de dudas, miedos, películas y fantasmas que teníamos. Abogada en mano fuimos sorteando algunos impedimentos y acomodandonos a la nueva familia de 5, con un pibito en el medio. 

 

Actualmente ahondamos en otra problemática, ¿qué pasaría si nace una criatura en esta familia poliamorosa o no-monogámica? Quién aporte el material genético es algo que poco nos importa. Pero nos quita el sueño el derecho a la identidad que se pueda conseguir para este ser que llega. 

 

Si llegara al mundo una criatura en la casa del clan , entonces tendríamos 4 opciones con respecto a la identidad: 

 

  • Decimos que soy madre soltera y le pongo mi apellido

  • Le anoto con mi apellido y el apellido de quien haya aportado el material genético

  • Le anoto con mi apellido y el apellido de quien NO haya aportado el material genético, obteniendo así la patria potestad, aunque luego “aparezca el padre biológico”

  • Decimos que ellos son un matrimonio igualitario y yo aporté el vientre.

 

Todas las opciones son ficcionar una situación que no es. Ni soy madre soltera, ni será hijx solo de su padre biológico, ni será hijo sólo de su padre no-biológico. 

Acá hay algo que nos falta. Si tengo que montar una escena para darle identidad a mi hijx es porque el derecho no me ampara. De alguna forma esa criatura tiene que poder portar en su identidad que nació en una familia NO-monogámica. 

 

Estas y otras dudas comienzan a surgir en la comunidad y estos y otros miedos también son tema de debate y charla. Es verdad, que son los menos charlados, porque la mayorìa de la gente viviendo en las n-monogamias se encuentra en esta situación. 

 

Me gustaría también dejar documentado en este artículo dos de las consultas comunes que recibimos en Relaciones Abiertas. Son consultas que ademàs de buscar informaciòn concreta buscan apoyo porque evidentemente se vive para estas situaciones una gran soledad:


 

1- Alguien en monogamia decide divorciarse y vivir otras relaciones.

“Estuve muchos años en matrimonio monogámico, criamos hijxs que aún son menores y nos divorciamos. Yo decidí formar otras relaciones, conocí el poliamor y actualmente no soy monogámicx y salgo con dos personas. Mi ex sostiene que no puedo ver a mis hijxs porque no puedo presentarle a estas dos personas sin que se confundan. Que no lo van a entender y que es un escándalo. Yo en casa, tengo espacio para mis hijxs, quiero hacer cosas con ellxs y mostrarles quién soy y les extraño mucho pero me duele tener que ocultarles algo que no pienso que haya que ocultar. Qué pasa si decido decirles la verdad?” 

 

2- Relación no-monogámica que termina y en donde se compartió crianza.

“Estuvimos unos años en poliamor y compartimos crianza. Yo decidí no seguir con la relación porque no era lo que buscaba, era una relación que no me hacía feliz, sin embargo quiero a mi hijx, fui su cuidador principal cuando estuvimos juntxs y ahora no me dejan que pueda continuar la relación. ¿Cómo se garantiza que ese lazo que construimos tengamos derecho a continuarlo? ¿Quién me puede ayudar? 

 

En la Argentina del 2021 no hay respuesta para estas dudas de las personas que vivimos las no-monogamias y en general no las hay en todo el mundo. Sí hay casos aislados de jurisprudencia, es decir, casos puntuales que se han resuelto a favor de las peticiones “poco convencionales” por decirle así. Una niña en salta con una madre y dos padres pero que nada que ver con el poliamor y demás, un hombre poliamoroso que logró la visita de sus hijas a pesar de que su madre biológica y ex pareja, se opusiera por su estilo de vida en Canadá, una trieja en México que ante la muerte de uno de ellos ha recibido la pensión… casos de jurisprudencia muy muy importantes pero no legislación. 

 

En Relaciones Abiertas venimos trabajando e investigando en estas cuestiones y generando material propio pero también aportando a cada persona que se dedique al derecho de familia o esté interesada en ahondar en el tema. Colaboramos con entrevistas, tesis, artículos académicos, bibliografía, textos y lo que sea porque sabemos que la información y las herramientas hay que construirlas. Además estamos trbajando en la ampliación de la Openguia para que haya disponibles personas que puedan evacuar nuestras dudas, seguramente no de una forma acabada todavía, pero con predisposión a ello. Y en eso estamos. 

 

En último término me gustaría dejar espacio para que pensemos qué es la familia a nivel jurídico y cuánto la flexibilidad de este concepto ha dejado lugar a pensar alternativas en el ámbito del derecho. Y por qué evidentemente funciona siempre y cuando tenga esa flexibilidad.

 

No hay un concepto delimitado de Familia. La ley no da una definición. Para definirla se buscaron diversos elementos: sujeción (de los integrantes de la familia a uno de sus miembros), la convivencia (los miembros de la familia viven bajo el mismo techo, bajo la dirección y con los recursos “del jefe” de la casa), el parentesco (conjunto de personas unidas por vínculo jurídico de consanguinidad o de afinidad), la filiación (conjunto de personas que están unidas por el matrimonio o la filiación, aunque excepcionalmente por la adopción)"

 

Pero lo cierto es que lo que dice el Código Civil puede ser ampliado por la jurisprudencia y que de hecho ha habido varias ampliaciones del concepto de familia. Pasó con el divorcio, con las familias ensambladas, las triples filiaciones ligadas al matrimonio igualitario, los vientres subrogados y va a pasar con las no-monogamias. Te lo aseguro. 

 

Cecilia Figlioli