El monstruo de los celos.

16/03/22

Cómo manejar los celos en las relaciones abiertas es una de las grandes inquietudes. Pareciera que los celos son el GRAN impedimento de las relaciones abiertas. Pues para nosotros no es así.

 

3 cosas que nadie te dice de los celos. 

1: Son una emoción compleja.

Los celos son una emoción, si, es cierto, muy cierto y en ese sentido es que son naturales. Una herramienta de la naturaleza para que vos te conozcas y te pongas a salvo.  

 

Sin embargo no es tan sencillo porque los celos no salen a la luz así nomás. 

 

Son una emoción compleja, es decir: son difíciles de reconocer porque se presentan de diferentes formas a través de emociones primarias: pueden aparecer como dolor, furia, auto-desprecio, odio o tristeza. Y por lo general es un combo de emociones desagradables, nada tan fácil de desglosar. 

 

Es cierto también que son una expresión de:

  • inseguridades personales (o lo que llaman baja autoestima)
  • miedo al rechazo
  • miedo al abandono

 

Pero no dejan de ser emociones, se pueden comprender y manejar. No son ningún monstruo.

 

2: No naciste así. 

 

Como te dije al inicio los celos en tanto emociones son naturales, vienen con nosotrxs y están ahí para algo. Las teorías evolutivas sostienen que la humanidad por sí misma es posesiva, competitiva y territorial y que esto tiene que ver con el instinto de preservación propio de las personas, ligado a la cadena evolutiva  y a la posibilidad de sobrevivir. Es claro que hay elementos naturales. Pero las amenazas a la vida humana a lo largo de la historia no han sido siempre las mismas…Hoy no nos amenazan las mismas posibilidades que en la prehistoria. 

 

Así que si bien es cierto que el componente natural está, no es cierto que sea solo lo único que hay. 

Tu forma de reaccionar y de pensar alrededor de los celos no es natural y está influenciada por nuestro sistema de creencias. 

 

Sí naciste con emociones pero no naciste celosx porque “te vino el gen” de la celosia. Aprendiste a valorar los celos de una determinada forma y a ponerlos en un lugar de centralidad. 

 

3: Son valorados socialmente como algo bueno.

 

Los celos son parte de un conjunto de creencias y costumbres alrededor del amor y las relaciones que los ponen en el centro y los valora como algo positivo. Tratándolos como algo mágico e incontrolable, calcado del concepto de amor que maneja el Amor Romántico. 

 

Hay un mundo repleto de ideas en base a los celos. Cómo, por qué, cuándo aparecen o desaparecen, por qué se dan y demás.  Hay imágenes asociadas a los celos, pensamientos, reflexiones, angustias, envidias. Hay costumbres, creencias, dichos populares en base a los celos. Hay libros, telenovelas, películas, series, canciones, todas las producciones audiovisuales que nos imaginemos. Hay profesionales, tratamientos, fármacos asociados a los celos. 

 

Y sobre todo hay formas adoptadas como “correctas” para reaccionar ante los celos. El famoso “si no te cela no te ama” es parte de este escenario. Se asocia a los celos con una demostración de amor e ignorar la “amenaza” de que nos quiten a esa persona, se considera un acto de desinterés. 

 

Pero es importante entender que los celos NO son amor. Hay una creencia cosificante del amor que hacemos extensiva a las personas como si también fueran “cosas robables”, los celos muchas veces son funcionales a estas creencias acreditando maltratos y agresiones

 

 Pero los celos no son amor.

 

Sentir celos es una emoción y como tal nunca está mal sentirla o no. Lo que NO puede suceder es que esas emociones justifiquen las violencias.

 

Gritar, invadir la intimidad, controlar amistades, lugares que se visitan o el atuendo que llevás puesto, ignorar quitando el saludo o la palabra, “hacer creer cosas para que sientan celos”, “tirar o golpear cosas de la bronca” Entre otras son formas violentas de reaccionar a los celos. 

 

No nos acostumbremos a vivir la violencia como un acto de amor. 

2 acciones concretas para manejar los celos que hacer con los celos

 

1: Escribir.

 

Es importante dejar registro de lo que va sucediendo, primero porque es liberador a nivel psicológico y físico dejar plasmado en una acción aquello que nos está molestando, fastidiando y de lo cual debemos ocuparnos, en este caso los celos. 

 

Tener la sensación de haber aplicado una acción reduce la ansiedad, los nervios y nos predispone a abordar la situación con un aire renovado. 

 

Escribir me servía para transitar la emoción, sobre todo el primer tiempo que estaba experimentando lo que era que mi pareja tuviera otras relaciones.

 

Además el registro nos permite una posterior evaluación de lo que nos sucedía, en el momento en que la emoción ya pasó y podemos reflexionar con mejor claridad. De hecho en nuestro espacio del Desarmando los celos, tenemos una herramienta de registro precisamente para esto porque lo consideramos una gran herramienta. Vos podés hacerlo en un cuaderno dedicado exclusivamente a eso. 


 

2: Encontrar tu lógica interna.

 

A la par de escribir, trataba de entender cómo era que funcionaban mis pensamientos, mis creencias y mis emociones, todo eso al mismo tiempo.

 

Intentaba encontrar mi lógica interna, qué me pasaba y por qué. 

Fui construyendo un mapa de lo que iba sintiendo y pensando. 

 

Me iba conociendo principalmente en estas áreas:

 

  • Creencias instauradas como por ejemplo, “me va a dejar porque el amor es uno solo y va a tener que elegir”
  • Dinámicas de comportamiento (siempre actúas de determinada forma)
  • Emociones (qué te generan ciertas situaciones)
  • Reacciones (cómo tenés un patrón de conducta para reaccionar) 

 

Nada es de un día para el otro. 

 

Trabajar las emociones implica también tener en cuenta que las mismas no surgen de la nada. Los celos están valorados socialmente como algo positivo, vos tenés formas de abordarlos, de creer en ellos, de reaccionar que están aprendidas. 

No es verdad que no sepas qué hacer con ellos. El tema es que ahora lo que hacés ya no te sirve para construir las relaciones que querés. 

 

Cecilia Figlioli

 

portadasweb-5933.png

Encontrá lo que buscás