x

Iniciar sesión

¿No tenés cuenta?

El modelo ABC de Albert Ellis

Es una teoría planteada por Albert Ellis (psicólogo cognitivo), que trata de explicar por qué las personas, pese a vivir un mismo evento, tienen distintas respuestas, en función de sus propias creencias. Desde esta perspectiva no es el hecho en sí lo que nos afecta positiva o negativamente, sino la forma en la que lo interpretamos.

A (acontecimientos activadores) → B (creencias y pensamientos sobre A) → C (consecuencias emocionales y conductuales)

 

(A) es el acontecimiento activador que elijamos, generalmente aparece a primera vista como el desencadenante o antecedente de C (consecuencias emocionales y conductuales).

Pero a pesar de que los acontecimientos activadores (A) a menudo parecen causar las (C), esto no es realmente así, ya que las (B), creencias y pensamientos sobre (A), son mediadores muy importantes entre los (A) y las (C); llegando a ser los principales y más directos responsables de las (C).

Veamos un ejemplo: una persona llega a un lugar donde hay varies desconocides y éstes le miran fijamente (A). Según el tipo de interpretaciones que haga sobre este hecho, es decir, según lo que piense (B), reaccionará a nivel emocional y conductual (C) de una forma u otra. Si piensa que le están evaluando positivamente se sentirá mejor y tal vez actúe con más seguridad o tranquilidad que si piensa que le evalúan negativamente, con lo que tal vez se sienta incómode o se vaya. En función de lo que piense se sentirá y actuará de diferente forma.

 

Ejercicio de interpretaciones alternativas (EIA) de Paula Simon

 

Partiendo de esta idea: cómo nos sentimos y qué hacemos muchas veces está generado por cómo interpretamos las situaciones y no existe una única manera de interpretar un acontecimiento, si las consecuencias no son de nuestro agrado, se puede buscar cuestionar esas formas de interpretar, generando Pensamientos alternativos (B2) para que nos generen conductas y emociones distintas. 

Este proceso, de aprender a pensar de otra forma, no es sencillo ni a corto plazo. Nuestra forma de pensar es como nuestra mano hábil, estamos acostumbrades a usarla para resolver casi todo, pero si no nos hace bien porque por ej nos lesionamos, mejor aprender a usar la otra, así como a pensar distinto.