x

Iniciar sesión

¿No tenés cuenta?

Acuerdos en las relaciones abiertas. La metodología del Consenso y el consentimiento.

Muchas personas se preguntan ¿Qué reglas poner en una relación abierta? ¿Cómo son los acuerdos poliamorosos? Lo cierto es que hay muchas interpretaciones de esto y algunas son bastante parecidas al sistema de creencias y valores del amor romántico centrado en el control y la posesividad. ¿Estás haciendo acuerdos para vivir las relaciones abiertas o para controlar lo que tu pareja hace?

Acuerdos poliamorosos. 

 

Mi experiencia dentro del mundo del amor libre, las relaciones abiertas y el poliamor me dicen que el espacio de acuerdos es un lugar donde se idealiza mucho y se sabe poco. 

 

Convivo con Seba y Pablo desde hace muchos años y junto con Flor y su hijo (y nuestro hijastro)  formamos una familia que vive las relaciones abiertas. Salimos con otras personas con y sin sexo y la exclusividad afetiva y/o sexual no es un valor que supongamos importante para nosotrxs.  Hemos cambiado los “acuerdos” miles de veces que ya no recuerdo si alguna vez tuve alguno (de esos que imagina la gente) o simplemente estamos todo el tiempo repensando cómo nos vamos a manejar, también es cierto que muchas cosas ya van saliendo solas. 

 

Si hay algo que pregunta la gente es ¿qué reglas hay que poner en una relación abierta? Pues yo no creo que vaya por ahí la cosa… Incluso gente que cree que hay una listado de prohibiciones. 


 

Generar acuerdos bajo la regla del Consenso y consentimiento. 

 

El consenso es una metodología para tomar decisiones en conjunto. Sí, para arribar a acuerdos. Pero un acuerdo no es EL consenso. Esto significa que aunque un acuerdo falle la metodología del consenso se puede seguir aplicando. Y te aseguro que lo más probable es que el acuerdo falle…

 

Consensuar implica tomar parte activa en el proceso de decisión. Esto es: 

 

  • Abrir la información 
  • Expresar límites y expectativas
  • Explorar las condiciones o vulnerabilidades de cada persona. 
  • No sufrir presión, miedos o maltrato por decidir de tal o cual forma. 

 

Decir solo que si o que no, no es consenso. 



 

De qué se tratan el Consenso y el Consentimiento 

 

Consenso y consentimiento son dos ideas diferentes pero muy relacionadas entre sí. En principio, el consenso es un marco general mientras que el consentimiento es puntual. En muchas situaciones estos dos términos se usan de forma intercambiable pero sin embargo no significan lo mismo.

 

El consenso es un acuerdo basado en intereses compartidos respecto a una actividad y delimita en qué condiciones se dará esa actividad: cuándo, dónde, cómo y con quiénes. Los consensos deben ser negociados en la mayor condición de igualdad posible.

 

Una vez dentro de ese acuerdo, las partes pueden dar su consentimiento para diversas situaciones, en este caso sexoafectivas.

 

¿Por qué consideramos que debemos hablar de consenso y consentimiento? Porque en las relaciones abiertas los acuerdos son particulares, salen del parámetro generalizado de la monogamia y la idea principal es fundar nuestros propios acuerdos. No dar por sentado que las ideas en torno al amor y las relaciones que están socializadas son las que queremos para nuestras relaciones. 

 

Y por sobre todo, para dejar en claro que siempre se puede decir que NO. Parece algo ridículo pero las personas no estamos acostumbradas a decir que no en los afectos, y a que nos digan que no. Aceptar una negativa de una persona, en cualquiera de sus variantes, sea salir a pasear, tener sexo, comenzar una relación duradera o lo que fuere se vive de una manera dolorosa y dramática. Y asimismo, poder decir que NO a algunas cuestiones cuesta, porque la naturalización de algunos comportamientos no avalan lo que algunas personas sentimos y en el fondo nos cuesta decir que NO a algunas cosas por el miedo al rechazo. 

 

Los acuerdos no son listas de supermercados ni están tallados en piedra. 

 

Lo importante es contar y construir un espacio de consenso donde se pueda volver a charlar e intercambiar a fin de tomar mejores decisiones conjuntas. Y que ese espacio de consenso funcione cada vez mejor: 

 

  • ampliando la información
  • ganando confianza para comunicar lo que nos pasa
  • generando cada vez una mejor y más equitativa participación en las decisiones que requieran tomarse en conjunto.

 

El consenso es un ejercicio constante y una herramienta para llegar a acuerdos. 

 

Y éstos a veces salen bien y a veces salen mal pero el consenso no puede faltar.  

 

Te recomiendo continuar leyendo sobre límites personales, reglas y prohibiciones en este artículo https://relacionesabiertas.org/limites-y-acuerdos-en-las-relaciones-abiertas-y-el-poliamor